Deténgase ahí: El Octavo Circuito decide si una medida cautelar debe impedir que una empresa contrate a los empleados de un competidor

Cuando un demandante inicia una demanda, puede desear que el demandado deje de realizar alguna acción durante el juicio. En algunos casos, un tribunal puede conceder el deseo del demandante en forma de un requerimiento judicial preliminar. En el caso de Management Registry, Inc. contra A.W. Companies, Inc. y otros, el demandante pretendía impedir que el demandado contratara activamente a los empleados del demandante.

Los hechos
Con la intención de ampliar su negocio, una empresa llamada Management Registry negoció la adquisición de distintos negocios propiedad de una empresa llamada AllStaff. Finalmente, Management Registry aceptó comprar todas las empresas propiedad de AllStaff. El presidente de AllStaff, Allan Brown, aceptó además seguir dirigiendo los negocios de AllStaff. La esposa de Allan, Wendy, aceptó por separado comprar una de las empresas de AllStaff a Management Registry.
Las negociaciones entre Management Registry y Wendy acabaron por deteriorarse, lo que hizo que Allan dejara su puesto en Management Registry y formara una empresa rival con Wendy. La empresa formada por Allan y Wendy, A.W. Companies ("A.W."), comenzó a contratar a empleados de Management Registry. Además, se alegó que A.W. pidió a los empleados recién contratados que llevaran ordenadores, archivos de clientes y otra información de propiedad de Management Registry.

La demanda
Management Registry demandó a A.W. ante un tribunal federal, solicitando, entre otras cosas, una orden judicial preliminar que impidiera a A.W. contratar a los empleados de Management Registry. El tribunal federal de distrito denegó la medida cautelar, sosteniendo que Management Registry no había demostrado que se vería "irremediablemente perjudicada" sin la medida cautelar. Management Registry recurrió entonces al Tribunal de Apelación de los Estados Unidos para el Octavo Circuito, alegando tanto que era probable que prevaleciera en su demanda contra A.W. como que sufriría un daño irreparable si no se concedía una orden judicial preliminar.

El recurso de casación
En la apelación, el Octavo Circuito recitó los cuatro factores que los tribunales deben tener en cuenta para determinar si deben conceder una orden judicial preliminar: "(1) la amenaza de un daño irreparable para el demandante; (2) el estado de la balanza entre este daño y el perjuicio que la concesión de la orden judicial infligirá al [no demandante]; (3) la probabilidad de que [el] demandante tenga éxito en el fondo; y (4) el interés público". Centrándose en el primer factor, el Octavo Circuito sostuvo que para recibir un requerimiento judicial preliminar, Management Registry tenía que demostrar "un daño irreparable", es decir, "que no tenía 'ningún recurso adecuado en la ley' porque 'sus daños [no podían] ser compensados completamente mediante una adjudicación de daños [monetarios]'".

Confirmando al tribunal de distrito, el Octavo Circuito sostuvo que las pruebas presentadas por Management Registry en realidad no probaban la existencia de un daño irreparable porque los daños monetarios le compensarían plenamente por cualquier pérdida causada por A.W. porque tales daños eran cuantificables. Además, en cuanto al tercer factor del requerimiento preliminar, el Octavo Circuito declaró que, en lugar de aportar pruebas que demostraran que iba a prevalecer en el fondo, Management Registry "dedicó la mayor parte de su memorando que acompañaba a su petición de requerimiento preliminar a relatar las supuestas fechorías de los Browns[.]".

La lección
Un requerimiento preliminar puede ser una herramienta poderosa para mantener el statu quo en las primeras etapas de un caso. La parte que solicita el requerimiento preliminar tiene la carga de satisfacer los cuatro factores del Octavo Circuito. Como fue más importante en el caso Management Registry, Inc. v. A.W. Companies, Inc., et al., para que se conceda una orden judicial preliminar, el primer factor requiere que el demandante demuestre que la concesión de dinero al final del caso no compensará adecuadamente las pérdidas causadas por el demandado. Esto no siempre es una tarea fácil porque, como demuestra este caso, si las pérdidas son cuantificables, un tribunal podría considerar que el dinero las compensará suficientemente y, en consecuencia, denegar la petición de medidas cautelares.

Comparte esto

es_MXEspañol